Los días que vienen después del 20M

Círculo  “Américo Silva” | @americovive

El pueblo viene de estar subyugado y hoy continua subyugado económicamente, coyuntura que tiene una dramática incidencia en sus necesidades más básicas de alimentación. Sabemos que esta condición indeseable esta motivada por un ataque sin cuartel orquestado desde gobiernos hostiles, factores económicos internacionales y nacionales, y una clase política criolla indigna y vendepatria, y recordamos además que estos ataques se inician en el año 2001 con la promulgación del segundo paquete de leyes habilitantes firmadas por el Comandante Chávez y se recrudecen a partir de 2013 con la primera elección de Nicolás Maduro como Presidente de Venezuela.

Aún así, ayer el pueblo chavista respondió con un apoyo determinante, hecho que representa una muestra incontestable de lealtad al Gigante Hugo Chávez, al camarada Presidente Nicolás Maduro y a la Revolución Bolivariana, además de una firme declaración de su propósito de continuar apoyando y aportando al proceso de realización de la sociedad socialista.

La promesa de campaña de nuestro candidato, hoy Presidente reelecto: “Voten por mi y derrotaré la guerra económica”, significa a partir de ahora, el compromiso mas serio que habrá asumido el camarada Presidente Nicolás Maduro, por supuesto que junto a su equipo de gobierno y el pueblo chavista organizado. En este sentido, confiamos en que la dirección política-militar de la revolución tenga previsto un conjunto de acciones concretas que comiencen a aniquilar, de una vez por todas, la brutal arremetida de tanto empresario parásito y comerciantes inescrupulosos.

Es el momento de profundizar la revolución, no hay mañana. Contamos con que ese nuevo llamado al diálogo formulado por camarada Presidente Obrero, dirigido a todos los sectores del país, no será mas de lo mismo y se convierta en la re-edición de una rebatiña de divisas que generen espacio para más frustraciones. “EL PUEBLO ES SABIO Y PACIENTE”, decía el Padre Cantor Alí Primera, pero ¿paciente hasta cuando?

Anuncios

La sistematización de la experiencia constituyente

Por: Oscar Zamora Zambrano | @oscarzamoraz

El arduo y paradigmático proceso de transformación social, económica y política que se desarrolla en Venezuela ha envuelto al pueblo de a pie en una dinámica organizativa maravillosa e inédita. Dinámica necesaria de mantener y mejorar constantemente, sobre todo hoy en virtud de la brutal arremetida multidimensional promovida por la derecha política nacional e internacional y sus socios económicos.

En las reuniones que desarrollan las diversas formas de organización del poder popular nacidas al calor de la Revolución Bolivariana –Mesas Técnicas, Consejos Comunales, Comunas, Comités Constituyentes, CPT, CLP, UBCH y otras reuniones de carácter asambleario– solemos escuchar referencias sobre “sistematizar la reunión”. En la mayoría de los casos, el término sistematizar es utilizado para expresar una tarea asignada a una persona o a un grupo de personas, la cual consiste en tomar registro escrito de las intervenciones orales para posteriormente darle a ese registro, forma de minuta o de acta. Esta es, típicamente, la acepción de sistematización que hemos entendido y practicado.

Antes de darnos la oportunidad de reflexionar en torno a lo que acostumbramos hacer cuando desempeñamos el rol sistematizador, es necesario posicionar como premisa que, en el marco de la Revolución Bolivariana, entendemos como fin último de la organización del poder popular el desmontaje de la estructura de relaciones sociales de producción capitalista que como nación decidimos superar desde el 2007 y la construcción concomitante de una forma cualitativamente superior de relacionamiento social que nos acerque a la materialización de una sociedad justa y amante de la paz: la sociedad socialista.

Ahora pasemos a aproximar una autocrítica de la práctica que generalmente hemos venido desarrollando bajo la concepción de “sistematización” arriba descrita, y como estamos ya asomando la noción de “sistematización de la práctica”, vayamos entonces posicionando el término “sistematización de la experiencia”, que es el argumento central de este artículo.

Describir lo que hacemos

Entendemos describir, escritura u oralidad mediante, nombrar cuanto nos rodea. De cierto modo, es el proceso mediante el cual la palabra nombra el acto. Es, entonces, una forma de representación de la realidad, sujeta por cierto, a algún nivel natural de interpretación y que forma parte de un complejo proceso mental de abstracción. La descripción transciende como evidencia de los hechos y sus relaciones.

Podemos considerar la función de registro escrito que regularmente hacemos en nuestras reuniones y que destinamos como insumo a la preparación de minutas o actas, el punto de partida de todo el proceso de sistematización. Si estamos de acuerdo en esto, entonces tendremos que coincidir en que registro no es igual a sistematización, el registro es sólo una parte de la sistematización, aunque una parte fundamental por su puesto, ya que sin registro será imposible sistematización alguna. Consideramos el registro como un primer momento, como el punto de partida de todo el proceso de sistematización. De la calidad de este, depende el gran medida la calidad del resultado del proceso.

Enriqueceremos el registro de la actividad de interés, si tomamos también registro de asistencia, participación y permanencia, registro fotográfico, registro audiofónico, registro videográfico, y mejor aún si logramos acceder a las notas particulares que eventualmente cualquier participante haya tomado y esté dispuesto a aportar. Todo este valioso conjunto de registros, son evidencia descriptiva de lo vivenciado durante la experiencia.

Reflexionar lo registrado

Arriba afirmamos que en el desarrollo de la función de registro media algún nivel de interpretación de las intervenciones orales y en general de los hechos que estamos registrando, y consideramos además esta interpretación como algo natural o implícito que funciona bajo un proceso en el abstraemos de la compleja realidad los aspectos que estimamos más significativos, según la subjetividad del registrador, siendo este resultado lo que plasmamos en el papel, en el caso del registro escrito. Esta es una interpretación que pudiéramos calificar de primaria o de primera mano.

Más allá de ese primer nivel de interpretación que media en el proceso de registro, nos acercamos a lo sustancialmente enriquecedor de todo el proceso de sistematización: la interpretación intencionada de lo registrado, la reflexión profunda de los registros, abordaje que será de mayor provecho si todo este cúmulo de información conlleva formas de organización y/o clasificación bajo criterios que han sido acordados por el colectivo. Un criterio básico es el cronológico, por ejemplo.

La reflexión profunda sobre los registros organizados persigue hurgar en la lógica que subyace en el desarrollo de los hechos, cómo se organizan y relacionan los sujetos que interactúan, describir la cualidad de las intervenciones, identificar la conexión del evento con hechos pasados y el efecto que se proyecta. Es útil hacer un esfuerzo intencionado por objetivar los aspectos de la experiencia que típicamente pasan inadvertidos. Para esto, pudieran ser necesarias varias rondas de discusión en el colectivo que ha asumido de manera voluntaria y consciente la tarea de sistematización y conviene por supuesto, a los intereses de una sistematización de calidad, que este equipo de sistematización sea parte del colectivo que ha participado en la experiencia y la ha vivenciado, asegurando de esta manera que se ejercita una reflexión de la experiencia desde la experiencia.

Consideramos la reflexión de lo registrado como el segundo momento de todo el proceso de sistematización. De la profundidad y organicidad de esta, depende en gran medida la calidad del proceso y su resultado.

Comunicar la experiencia

También el resultado de la interpretación o reflexión profunda será representado en lo que consideraremos productos de la sistematización y se constituyen estos, de hecho, en una nueva propuesta teórica validada por la práctica y que estará sujeta al escrutinio de otros colectivos y a la valoración de la sociedad toda. Y como se propone someter este resultado al juicio de la sociedad, a la contrastación con otros colectivos, es deseable que estos productos tengan una forma fácilmente comunicable: presentaciones, redes semánticas, gráficas descriptivas, artículos de prensa, programas de radio, conversatorios, incluso obras musicales o de teatro.

Aunque antes hemos destacado la importancia del registro y de la interpretación dentro del proceso, y su significación respecto a la calidad del proceso mismo y su resultado final, comunicar la experiencia de sistematización, mediante sus productos por supuesto, redondea el esfuerzo de sistematización, aunque no se propone como “la tapa del frasco”. No estará completa la tarea de sistematización si no se comunica la experiencia de sistematización y sus productos comunicables, pues el esfuerzo quedará como enclaustrado, pasará como un mero ejercicio intelectual para consumo de unos pocos, anulando todo su potencial transformador.

Consideramos la comunicación de la experiencia de sistematización y sus productos como el tercer momento de todo el proceso de sistematización. De la fluidez de este, depende el gran medida el impacto de todo el proceso.

Replicar la experiencia, mejorar la práctica y transformar la realidad

En estas tres vertientes deriva todo el esfuerzo de sistematización y se espera que así trascienda. Por una parte transformar la realidad, que en el marco de los objetivos de las actividades que desarrolle cualquier forma de organización del poder popular nacida al calor de la Revolución Bolivariana se espera oriente en función de desmontar la estructura de relaciones sociales de producción capitalista y la construcción de una forma cualitativamente superior de relacionamiento social que nos acerque a la materialización de la sociedad socialista; mejorar la práctica, que refiere la optimización de la gestión pública en el marco de la transición, por vía de la participación protagónica y el ejercicio de la democracia directa por parte del poder popular organizado; finalmente, la replicación en otros ámbitos espacio-temporales tanto de la experiencia concreta que se ha sistematizado, como de la propia experiencia de sistematización. Todo esto contribuyendo orgánicamente a materializar el viejo anhelo de autonomía cognitiva y a darle cabida orgánica al componente emocional que le acompaña. En definitiva se trata de avanzar, como antes planteamos, en la construcción de una sociedad justa y amante de la paz.

Américo Silva

Con su morral de esperanzas
de sueños y proyectos,
montaña arriba, fusil en mano,
mirada de águila en acecho y en silencio,
en la vanguardia del pueblo
marcha Américo.

Las montañas del oriente escucharon,
las sabanas de Anzoategui y Monagas
sintieron el ritmo cantarín, casi en silencio
de sus pasos:
organizando al campesino,
creando conciencia donde nada había,
escogiendo el lugar para el combate sorpresivo
que la estrategia y la táctica exigía.

¡Allá va!
la alta y legendaria figura de ‘El Flaco’
recorriendo campos, aldeas y poblados
sembrando semillas de revolución.

Y en ese andar encontró un día la caída;
se sembró con ella
se transformó en árbol
y hoy da sus frutos
expresados en consecuencia colectiva,
organización comunal y proletaria
hacia la construcción del socialismo.

Félix Leonett Canales (2007) dedicado al Comandante Guerrillero Américo Silva
¡Honor y Gloria!

Sábado 31 de marzo de 2018, cuando se cumplen 46 años de su caída en combate.

¿Qué hacer con los denominados “bachaqueros”?

Por Oscar Zamora | @oscarzamoraz

1. Premisas
1.1. Lo único que debemos hacer es aplicar, sin reservas y sin rodeos, las leyes vigentes de la República Bolivariana de Venezuela.
1.2. Los organismos de primera línea que están facultados para actuar en este ámbito son: la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) y la Superintendencia Nacional de Gestión Agroalimentaria (Sunagro).
1.3. Es menester reconocer que, aunque la Sundde y Sunagro vienen realizando un esfuerzo importante, resultan tímidos sus resultados porque no abarcan toda la geografía nacional.
1.4. Esta coyuntura de atropello descarado por parte del “bachaquero” sucede en muchos lugares del país sin que medie sanción alguna por parte del Estado, lo que afecta dramáticamente el Buen Vivir del pueblo, contribuye a generar una creciente angustia, desmoralización y sensación de indefensión.

2. Definiciones
2.1. Bachaquero: Todo aquel sujeto social que bajo figura formal o informal practica en la vía pública, en establecimientos comerciales o por redes sociales virtuales, el acaparamiento, la especulación, la usura, la venta condicionada, la venta selectiva o cualquier otra forma de boicot, de bienes y servicios que bajo un sistema regular y justo de distribución, tendrían que satisfacer sin restricciones las necesidades materiales del pueblo venezolano.

3. Fase Preparatoria
3.1. Reforzar la labor de la Sundde y de Sunagro, de manera que logre abarcar toda la geografía nacional.
3.1.1. Dado que los estudiantes de educación universitaria, que a nivel de pregrado aspiren el ejercicio de cualquier profesión deben prestar servicio comunitario, según lo establecido en la Ley correspondiente. Se propone: Decretar, en el marco del vigente estado de Emergencia Económica, que todo estudiante de pregrado de las universidades adscritas a la Misión Alma Mater y Misión Sucre presten servicio comunitario reforzando las actividades de fiscalización de la Sundde y la Sunagro.
3.1.2. Dirigido a los estudiantes que participen en este programa, se establecerá un Plan Especial de Incentivo expresado en especie, misma que resulte del acopio de los eventuales decomisos aplicados a los “bachaqueros”.
3.2. El Estado suministrará toda la logística necesaria para el ejercicio de las funciones de fiscalización.

4. Fase Operativa
4.1. Los equipos de trabajo se desplegarán, aleatoriamente, para fiscalizar de manera encubierta (con cámaras ocultas y otros dispositivos), con el propósito de identificar y recabar evidencias de la acción delictiva (videos, fotos, audios, ubicación exacta, etc.).
4.2. Una vez precisados los infractores, capturarlos “in fraganti”, decomisar la mercancía y enviarla custodiada a un centro de acopio acondicionado para tal fin (considerar cuartos de frío).
4.3. Sistematizar diariamente todas las acciones de los equipos de trabajo, en sitio y desde una sala situacional.
4.4. La Sala Situacional rendirá informes semanales a las autoridades municipales de la Sundde y la Sunagro.
4.5. La máxima autoridad de la Sundde y la Sunagro en cada municipio, desplegarán una campaña informativa en la que se dará cuenta de los resultados de los operativos.

5. Sanciones
5.1. Las previstas en el marco normativo de la República, sin considerar atenuantes.
5.2. Con el interés de persuadir a quienes en este ámbito han venido infringiendo la Ley o se encuentran en disposición de hacerlo, se propone como medida sancionatoria especial: vestir a los infractores capturados con prendas distintivas y colocarlos a disposición de las distintas alcaldías para desarrollar actividades de mantenimiento y ornato de los espacios públicos. Algo así como lo que aplicó hace un tiempo en el municipio Puerto Cabello el entonces Alcalde Rafael Lacava.

6. Distribución
6.1. Tomar las previsiones para el cabal cumplimiento del Plan Especial de Incentivos arriba indicado.
6.2. La mercancía decomisada se incorporará a los operativos de distribución del sistema CLAP.

¿Preparamos los fusiles y que venga la intervención militar gringa?

Por Oscar Zamora | @oscarzamoraz

Está muy claro, incluso para los oposicionistas venezolanos moderados, que como nunca antes el propio presidente de los Estados Unidos se ha puesto al frente de la agresión en contra de nuestro país. Práctica esta que, si nos detenemos a revisar, resulta casi un entretenimiento para el incontinente verbal de la Casa Blanca: despotricar y amenazar a diestra y siniestra en contra de los países que desarrollan políticas contrarias los intereses gringos, comprometiendo el sostenimiento de los privilegios históricos que han obtenido a punta de cañones y engaños mediáticos en favor del verdadero poder configurado en torno al denominado “Gobierno Invisible”, las familias Rothschild, Rockefeller (recordemos su relación con Diego Cisneros y Rómulo Betancourt durante el golpe de Estado a Isaías Medina Angarita), Morgan, Warburg, Lazard, Mosés Israel Seif, Kuhn-Loeb, Lehman Brothers, Goldman, dueñas de la Reserva Federal y de otras tantas corporaciones globales petroleras, armamentísticas, alimenticias, farmacéuticas y más.

Por su puesto que esa estrategia en contra de nuestro país, cuyo principal exponente mediático y factor ejecutivo es Donald Trump, no está ideada por este repulsivo personaje, realmente está preparada por los think-tanks que a tales efectos actúan direccionados desde el referido “Gobierno Invisible”. Pero el elemento distintivo de esa política de agresión, respecto a lo que hicieran en el pasado, es que han abierto varios frentes de pelea de micrófono, declarándo la guerra verbal con casi todos los frentes posibles: desde Corea del Norte (la más aguda en estos días), hasta Nicaragua (con una medida ejecutiva reciente), pasando por Rusia, Irán, China, Siria (intervención militar disimulada), Turquía, Bolivia, Cuba, Venezuela y otros.

A partir de estos elementos, se puede aproximar una conclusión y una conjetura: en primer lugar, la dirigencia oposicionista venezolana ha quedado desnuda ante el mundo, pues mostró su rostro entreguista y su disposición en favor de los intereses de la clase global dominante. “Vendepatrias” pues, y aunque les caben muchos otros apelativos deshonrosos, ese es el que mejor les caracteriza en términos de la semántica revolucionaria nuestraamericana. Por otra parte, no esperemos que se concrete ninguna de las amenazas belicistas gringas en contra de nuestro país y ni siquiera en contra de Corea del Norte. Si, por supuesto, continuarán utilizando todas las artimañas antidiplomáticas y financieras apuntaladas por su especulativa economía para continuar debilitando nuestro rentista y subdesarrollado aparato económico. La intención del “Gobierno Invisible”, gobierno de Estados Unidos mediante, es amedrentar para, por esa vía, intimidar, someter y doblegar.

De nuestra parte, quiero decir, de parte de los revolucionarios que privilegiamos la paz y el diálogo como espacio que posibilita el ejercicio constructivo de la democracia y que al mismo tiempo atesoramos y defendemos los más caros anhelos de propiedad social y autogobierno del pueblo, queda contribuir en reflexión y práctica concreta con la construcción de los mecanismos que nos permitan apropiarnos de nuestro destino, sin lugar para la trampa, la corrupción, el burocratismo y la ineficiencia.

Más allá de la coyuntura electoral, de la cual seguramente obtendremos hoy y mañana saldos favorables, se trata de dar respuesta efectiva a los problemas más acuciantes de los venezolanos, agudizados durante los últimos cuatro años por la acción de factores apátridas identificados con el oposicionismo extremo y también por la acción e inacción de quienes actúan subrepticiamente dentro de los entes y órganos de la administración pública. ¡Ni gringos, ni burgueses, ni burócratas, todo el poder para el pueblo! ¡Sólo el pueblo salva al pueblo!

En río revuelto, ganancia de la derecha

Diferencias entre presidente y vice ecuatoriano alegra a opositores…
LÍDICE VALENZUELA
5/08/2017

Uno de los agudos problemas que identifica desde hace siglos a los revolucionarios latinoamericanos son las fisuras que, en ciertos momentos, separan a los líderes, para ganancia de quienes militan en las filas de los opositores. Ahora, Ecuador acaba de brindar un pésimo ejemplo, por válidas que sean las razones esgrimidas.

lenin-moreno-y-rafael-correa

Ante Moreno hay una difícil coyuntura

Desde antes de asumir la presidencia del llamado País Meridiano del Mundo, Lenín Moreno, de 64 años, parapléjico, dejó claras algunas de las posiciones políticas y económicas que implantaría en su gobierno, sucesor del de Rafael Correa, líder del partido Alianza País y de la Revolución Ciudadana.

Correa, quien se distinguió por su firme postura antiimperialista y contra la oposición oligárquica, que incluso le propició un abortado golpe de Estado, gobernó durante 10 años consecutivos sin ceder en sus principios, aún en los peores momentos de crisis económica.

Moreno fue su vicepresidente, al igual que Jorge Glas, quien ocupa ahora también ese cargo. Ellos, considerados amigos del expresidente, y seguidores de sus ideas, ganaron el Palacio de Carondelet bajo la bandera de Alianza País. En los principios de ese partido ambos crecieron como políticos en la inédita experiencia de la Revolución Ciudadana, fundada para favorecer a los pobres y alejar en lo económico el libre mercado y el neoliberalismo.

Analistas consideran que el liderazgo del partido oficialista no puede sorprenderse con algunos movimientos realizados por Moreno durante poco más de tres meses en el cargo. Él había planteado como política el diálogo nacional al que invitó a todos los que, en mayor o menor medida, criticaron los 10 años de gobierno correísta, y a la oposición golpista en un imaginario subjetivo que el país es de todos y para todos gobernaría.

El 30 de marzo de 2016, el entonces vicepresidente en Ginebra, donde cumplía una misión de Naciones Unidas (ONU), emitió una carta autocrítica sobre el gobierno de Correa y sus criterios en la construcción eventual de un plan de gobierno, si el partido decidía lanzarlo como candidato en las elecciones del 2017, que ganó con un 51,6 % de los votos en abril pasado.

La misiva circuló, gracias al equipo del funcionario, en la prensa ecuatoriana y en la dirección de Alianza País, además de ser divulgada en las redes sociales.

Se trata de 19 puntos expuestos en el documento, que es justamente lo que define hasta ahora su corta gestión.

Uno de los ellos apunta a la conciliación, especialmente con sectores alejados del gobierno nacional debido a sus posturas contra la Revolución Ciudadana, y expuso además los principios desde una visión nacional por sobre las cuestiones estructurales y soluciones integrales como salud, educación y sector fiscal.

En su criterio, expuso en el documento, se había descuidado al individuo, su formación y su toma de conciencia social, a pesar de lo cual, indican analistas, él ganó la Presidencia gracias a un electorado que cree en Correa y en Alianza País. Y aunque criticó sin sutileza al expresidente, pareció olvidar que pertenecían al mismo partido y también formó parte de su Ejecutivo.

Moreno no engañó. Planteó un cambio directo en el modelo político. Ponderó fallas, fracasos y conflictos que, como en todo proceso dirigido por seres humanos, surgieron en la década de gobierno de Correa, con quien compartió responsabilidades. Olvidó, empero, los grandes éxitos de la Revolución Ciudadana reconocidos por organismos internacionales.

Anunció, cuando aún era precandidato, que daría un cambio al modelo económico planteado por Correa, un profesional de alto nivel en ese ramo, por lo cual enfrenta ahora las críticas del exmandatario mientras recibe palmadas de empresarios y opositores agrupados en sectores comerciales.

Incluso, no ocultó sus ideas sobre eventuales privatizaciones de empresas públicas, cuando señaló que “El Estado ha instalado una infraestructura sobre la cual corresponde operar al sector privado” con el crecimiento sostenible, dijo, con soberanía y regulación estatal.

Ese es, al parecer, el meollo de sus diferencias con Glas, quien no está de acuerdo en que varias empresas estatales pasen a ser dirigidas por empresarios que enarbolaron la contrarrevolución, incluso violenta, como método por derrocar a Correa, quien ha advertido luego de su salida, el peligro de hacer concesiones a quienes son enemigos declarados.

Una vez electo, en una entrevista de prensa, habló de “Correa y sus locuras” en un evidente irrespeto de quien fuera su compañero de fórmula y gobierno, y a quien apoyó en el proceso de cambios internos y al exterior, que ahora considera sin cordura.

Con Glas hay otras cosas. La evidente discordia entre los dos dirigentes de Alianza País se hizo pública cuando el presidente adoptó algunas medidas que supuestamente traicionaban los principios de la Revolución Ciudadana, al entregarle la administración de empresas estatales a reconocidos enemigos del proceso revolucionario.

El expresidente Abdala Bucaram, afirmó al periódico El Universo que “Si el señor Moreno quiere hacer patria, le daré la mano. Lo primero que le diré es que tire a la basura la Ley de Comunicación, a pesar de que la prensa me ha humillado; y lo segundo que le diré es que elimine ese Consejo de Participación Ciudadana, que es una mentira”.

En su primer viaje al exterior, a Colombia, Moreno dijo en una entrevista que en Ecuador hay libertad de expresión, pero analizará la Ley de Comunicación y se harán cambios correspondientes, en lo que muchos consideran un obsequio a sus antiguos enemigos políticos y una crítica a la anterior administración.

Hace pocos días, Correa acusó al gobierno de entregar la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) a los Bucaram. Dalo Bucaram, hijo de Abdala, fue uno de los contrarios del actual mandatario en las pasadas elecciones, a quien acusó de cometer fraude. Sin embargo, fue uno de los primeros en ser invitado a una conversación con el mandatario en el Palacio de Carondelet, al igual que el también opositor Guillermo Lasso, otro ex candidato presidencial, quien incluso le sugirió cambios en la economía a favor del empresariado privado.

En lo que se considera una advertencia a su sucesor, el líder revolucionario precisó en la red Twitter que “Todos creemos en el diálogo, nuestra Revolución es de amor, no de odio, pero jamás debemos olvidar con quién nos sentamos a la mesa. Que se pacte con los Bucaram y se les entregue CNEL es corrupción, es el país del pasado, precisamente contra lo que nació Alianza País y nuestra Revolución Ciudadana”.

La crisis en la cúpula gubernamental estalló el pasado miércoles cuando el vicepresidente Glas, en ese cargo desde 2013, primero con Correa, publicó una carta con fuertes criticas al mandatario, en la que le reprochó, entre otros asuntos, una supuesta alianza con el entorno del destituido exgobernante Bucaram (agosto 1996/febrero 1997), quien regresó hace poco al país luego de un largo exilio.

El vicepresidente afirmó que Moreno entregó el control de los medios públicos a representantes del sector privado y manipuló “de manera perversa las cifras económicas de la administración de Correa” lo cual, según el actual jefe de gobierno, dejó al país con grandes deudas, evitando referirse a la crisis económica derivada de los bajos precios del petróleo, la multimillonaria cifra pagada a Exxon, y el terremoto que destruyó varias provincias en 2016.

Glas, quien este viernes viajó a Guayaquil donde tiene su hogar, dijo en el documento: “Sé a lo que me enfrento por denunciar de manera frontal lo que está pasando y la posible aplicación de un paquetazo (medidas económicas neoliberales) contra mi pueblo”.

El segundo al mando de Ecuador precisó que “en lo personal no pretendo generar ninguna suerte de inestabilidad política, pero hay cosas que estamos a tiempo de comunicar transparentemente a la ciudadanía. No renunciaré a mi cargo”.

La respuesta presidencial no demoró, y Moreno firmó el decreto número 100 que suspendió todas las atribuciones y delegaciones al vicepresidente, a quien acusó de deslealtad.

Uno de los párrafos de la orden ejecutiva, precisa: “Que tanto la lealtad como el compromiso asumido por el proyecto político de la Revolución Ciudadana implican servir a la Patria en unidad de esfuerzos, lo cual no ha sido debidamente entendido por el vicepresidente de la República”.

Correa ironizó ante la situación: “El diálogo siempre ha sido para los que odian la Revolución. Adelante, Jorge. Tómalo como una condecoración”.

Los más felices con la crisis creada por el binomio presidencial son los líderes de los partidos opositores, como Lasso, del movimiento CREO, perdedor en los comicios de abril, quien opinó que la suspensión de funciones a Glas “legitima” en el cargo a Moreno.

“Ahora sí vamos con cuestiones de fondo que necesita el país”, precisó este individuo que batalló durante años para derrocar la Revolución Ciudadana.

Otro que reaccionó muy alegre fue Dalo Bucaram, líder del movimiento Fuerza Ecuador, también eliminado en los comicios. Este individuo calificó de “excelente” la suspensión de funciones del vicepresidente, a quien más de una vez acusó de corrupto sin prueba alguna, solo para desprestigiarlo y evitar que siguiera en los más altos niveles gubernamentales.

Ahora, Alianza País busca soluciones políticas, que no están muy a la vista si Moreno y Glas no se retractan de sus duras declaraciones.

El presidente de la Asamblea Nacional (AN) ecuatoriana, José Serrano, anunció la convocatoria al presidente y su vice para que faciliten una solución a la crisis política en la que solo ganan los enemigos tradicionales.

Serrano afirmó que Alianza País apoyó a sus ganadores con un plan de gobierno que debe cumplirse de manera armónica, y advirtió que no permitirán viejas prácticas de comprar conciencias o captar a la bancada oficialista. “Estamos atentos para denunciar y exponer a quienes están en esa tarea” destacó.

Ante Moreno hay una difícil coyuntura. Aunque es el presidente y merece respeto, también es cierto que fue electo por un movimiento que sigue con los ojos cerrados a Correa, quien con sus comentarios, acertados o no, puede escindir aún más la grieta abierta por Glas.

Fuente: http://www.cubahora.cu/del-mundo/en-rio-revuelto-ganancia-de-la-derecha

APORTES PARA LA CONSTITUYENTE

Juan Carlos Pérez Jiménez

Puerto Ordaz, 11 de Mayo de 2017

SECTOR ELÉCTRICO

El Presidente Nicolás Maduro ha planteado incorporar al debate, en la convocada asamblea constituyente, nueve ejes temáticos que se expresarían en las nuevas disposiciones a incorporar en la Constitución. Estos son:

1) Ganar la paz y aislar a los violentos. Reafirmar el valor de la justicia.

2) Ampliar y perfeccionar el sistema económico venezolano para dejar implantado el nuevo modelo de economía post-petrolera.

3) Constitucionalizar todas las misiones y grandes misiones. Estado de bienestar social de las misiones.

4) Seguridad del pueblo: guerra contra la impunidad, formación de nuevas penas, justicia severa, lucha contra el terrorismo y narcotráfico.

5) Nuevas formas de la democracia participativa y protagónica: democracia directa, comunas y poder comunal.

6) Defensa de la soberanía nacional: rechazo al intervencionismo, integridad territorial, política exterior y nueva geopolítica.

7) Identidad cultura: nueva venezolanidad, diversidad cultural, espiritualidad, mestizaje cultural y artístico.

8) Garantía de futuro: derechos, garantías y deberes de la juventud venezolana.

9) Cambio climático: las condiciones de vida en el planeta.

El Sector Eléctrico venezolano seguirá siendo pilar fundamental para soportar todo el peso del desarrollo económico del país en cualquier área que podamos imaginar. Sin duda que esta importante área de crecimiento y bienestar está ubicado en el eje temático N° 2 propuesto por el Presidente Maduro: “Ampliar y perfeccionar el sistema económico venezolano para dejar implantado el nuevo modelo de economía post-petrolera”. Es muy complejo hablar de un modelo de economía post-petrolera, dadas las múltiples variables que intervienen en una definición de profunda transformación en todos los órdenes de la vida nacional, sin embargo sin importar cómo sea modelada la economía, el sistema y servicio eléctrico deberá ser lo suficientemente eficiente para darle soporte a esta nueva economía. Básicamente el Sector Eléctrico deber ser transformado en su concepción técnica y operativa para quedar perfectamente alineado no solo con un modelo post-petrolero, sino para sustentar el socialismo como modelo global de país. Antes de hacer el aporte específico transcribo a continuación un ensayo de mi autoría que contiene las bases conceptuales necesarias de mi humilde aporte a este importantísimo debate:

VISIÓN SOCIAL DEL SECTOR ELÉCTRICO VENEZOLANO

Muy a pesar de que actualmente en el país se habla, se propone y se escribe bastante sobre la construcción de un socialismo propio y criollo, la verdad es que como lo refería Ernesto “Che” Guevara, en muchos casos, seguimos intentando hacerlo por medio de las muy amelladas herramientas del capitalismo. En mi opinión dos son las áreas que pueden apuntalar el proceso de consolidación de un socialismo real y verdadero. Estas áreas son: la ética socialista por la parte espiritual y el sector eléctrico por la parte material. Para la patria nueva hace falta un hombre nuevo y una mujer nueva, con una visión constructiva y productiva, que se base en un sólido esquema energético y que permita en verdadero desarrollo socio económico para alcanzar la suprema felicidad posible. Todos los procesos productivos dependen actualmente de la electricidad. La Industria en su totalidad, los servicios públicos, la educación, las comunicaciones, la salud, todo gira y se mueve gracias a la manipulación de la energía eléctrica. El enfoque de este planteamiento estriba fundamentalmente en que el sistema eléctrico debe ser revisado, evaluado, diagnosticado en base al aspecto ideológico político y no esencialmente desde el punto de vista técnico. Lo técnico debe ser absorbido por lo político. Lo político debe prevalecer, porque lo político marca el rumbo, encamina el proceso y sobre todo, dictamina el diseño y funcionamiento de todo en la sociedad, incluso en lo tecnológico. Además de la preeminencia de lo político, está lo histórico. No es posible visualizar un nuevo sector eléctrico, sin analizar sus antecedentes, sus orígenes y cuales fueron los factores que dieron lugar al sistema que hoy tenemos. Esto es tan cierto, que es fácil demostrar que el sistema eléctrico actual, responde justamente a un modelo filosófico muy preciso. Eso es parte de los que voy a desarrollar en las líneas subsiguientes, mostrando 3incluso algunos ejemplos claros que ilustran como la red eléctrica del país fue concebida para servir a un modelo económico específico.

I

Existen dos formas de acercarse al análisis del Sistema Eléctrico venezolano. Una de ellas es a través de la opinión de un experto técnico y la otra es dejando hablar a cualquier usuario del servicio en cualquier rincón del país. Incluso, la opinión del usuario más apartado de los centros urbanos, aquel que no está muy vinculado a los pormenores tecnocráticos, en cierta forma, y que además se encuentra muy distante de los grandes centros urbanos e industriales de consumo energético, tiene mayor validez que la de aquellos que tienen más recurso informativo para opinar. Este enfoque en las opiniones, tanto de los expertos técnicos como de los usuarios daría como resultado un diagnóstico preciso de lo que ocurre y de lo que debe ser el servicio eléctrico en nuestro país. ¿En qué se basa este enfoque para hacer el diagnóstico? Se basa en la misma configuración técnica del sistema eléctrico. Como es sabido el Sistema se define, estructuralmente por tres procesos: Generación, Transmisión y Comercialización (He agrupado en Transmisión, el otro proceso bien conocido de Distribución, simplemente con fines sintetizadores y didácticos) Estos procesos están íntimamente ligados a la infraestructura tecnológica que le da soporte: para Generación lo son las Plantas y Fuentes de producción de la energía, para Transmisión lo son las redes de líneas de transmisión y distribución que llevan la energía desde las fuentes hasta los usuarios y para la comercialización lo es la carga, es decir el usuario. Recordemos que en electricidad, un circuito eléctrico completo consta de tres elementos: fuente, línea y carga, siendo la carga el componente que recibe y utiliza la energía eléctrica. Sin embargo el enfoque tecnicista del asunto, o mejor dicho el enfoque tecnocrático que se le da al sistema, es que la carga, representada por el usuario, es sencillamente vista como el objeto de la comercialización, como el ente de mercadeo. Este es un enfoque que le da al sistema eléctrico una razón de ser única y exclusivamente 4economicista. Es lógico pensar, entonces, que cuando se hace un diagnóstico del sistema eléctrico, no se consideren a los usuarios para establecer las mejores formas de dar el servicio, sino de considerarlos porque son los usuarios finales los que van a pagar por este bien. Luego podemos afirmar que el Sistema, desde el punto de vista técnico está diseñado para responder a los intereses de un modelo económico que en mi parecer, es del tipo colonial, con sus nuevas apariencias modernas, como el liberalismo, o neoliberalismo, todas formas muy fieles al Capitalismo puro.

II

En la época de la conquista del continente Americano por parte de las potencias europeas, que inició en lo albores del siglo XVI, encontramos la aplicación impuesta de un modelo económico voraz, de extracción de recursos y de aniquilamiento de todos los habitantes originarios si no se adaptaban a tal modelo. El modelo colonial de la economía, desplegaba todas sus artimañas para mantenerse operando en el tiempo y darle a Europa los recursos que le permitieren, seguir teniendo hegemonía en el mundo y enriquecerse cada vez más. Para lograr sus fines, en primer lugar desarrollaron la técnica guerrerista de la invasión, a través de la cual dominaban la voluntad de los originarios pueblos de la América, también se repartieron las tierras bajo conquista o no, de todo lo que sus ojos pudieran ver (como cuando los mismos europeos conquistaron el áfrica y tomaron las tierras que pudieran caminar) y establecieron los soportes jurídicos que les perpetuaran sus “derechos” sobre lo ya poseído. Esta simple estructura les dio la oportunidad de explotar el continente a su antojo por trescientos años, hasta que los propios conflictos de ultramar, los internos de la península ibérica con sus vecinos europeos y las visiones republicanas de las colonias, iniciaron el proceso de independencia política, fundamentalmente. La economía colonial, requiere de una infraestructura para funcionar. La más importante es establecer asentamientos urbanos firmes en aquellos lugares que faciliten el transporte de lo extraído. Para Venezuela, era lógico que dichos 5lugares, lo constituyeran las amplias costas del país. Buenas ciudades costeras, resguardadas por contingentes militares, con buenos puertos para el embarque de las riquezas extraídas y que pudieran ser llevadas hasta España, principalmente. Es increíble como nos llama la atención un mapa muy antiguo (1631) hecho por un cartógrafo holandés, en el cual se plasma el territorio venezolano de esa época. Lo que nos llama la atención, es la forma distorsionada, por supuesto, de la morfología de nuestro territorio, pero para ojos analíticos hay algo más que ver. Es preciso notar que en el mapa se señalaron, no con mucha precisión, los asentamientos humanos conquistados, precisamente en su mayoría, en la zona costera y esto es coincidente en el mapa de la “Gran Colombia”, pues a pesar de, ya para esa época teníamos la independencia política, el modelo económico siguió siendo el mismo, pues no se desarrolló una economía endógena, sino exógena. Obsérvense los mapas con el enfoque planteado.

Mapa de Venezuela Hondius Hendrik 1631

Mapa de Colombia (Gran Colombia) de 1828

Nuestra economía seguía siendo colonial y aunque habíamos tenido una independencia ideológica, nuestros pensamientos estaban sujetos por causa de lo tangible, lo material. En el devenir de todos los años republicanos, hasta 1922, la economía venezolana cambió de rubro, pero no de modelo. Del café y el cacao pasamos al petróleo, es decir del campo a la ciudad. Las ciudades costeras se desarrollaron y los campos se olvidaron. Cuando de despliega el servicio eléctrico en Venezuela, no es precisamente pensando en el desarrollo colectivo, sino más bien en el desarrollo del modelo económico imperante. Esto fue así, porque las empresas que explotaban el petróleo no eran nacionales y porque para 7incrementar su ganancia y producción, requerían de un servicio eléctrico confiable. En tristes palabras, podemos decir, que el Sistema Eléctrico Venezolano, (que aún existe) fue concebido para apuntalar el desarrollo de las empresas transnacionales instaladas a su antojo en el país para explotar sus recursos naturales y darle continuidad al modelo colonial, ahora con visos de modernidad. En cierta forma, lo que, hasta ese momento era el servicio eléctrico para el pueblo, no eran más que las migajas que sobraban de la energía que se transmitía desde las grandes plantas generadoras (construidas por un Estado entreguista) hasta los grandes centros industriales de los amos del valles en Aragua, Carabobo, Miranda y Caracas.

III

Si observamos el Sistema Eléctrico actual, nos percataremos que el mismo abandona, casi totalmente la zona de los llanos, en los cuales no hay desarrollo industrial. Las manufactureras transnacionales de Maracay y Valencia exigieron un suministro confiable de energía eléctrica para sus procesos. Pero veamos en contexto de esta afirmación, y como se desplegaron los hechos para dar lugar a una estructura industrial, que nos traído más daños que beneficios. En primer lugar las transnacionales, con su enfoque colonialista, requerían libertad jurídica para operar, eso se les concedió. Además de eso necesitaban un emplazamiento costero que les permitiera tener facilidades de intercambio con sus países originarios, eso se les concedió, en las cercanías de Puerto Cabello y La Guaira. Era preciso disponer de una infraestructura carretera óptima, para eso se construyó la Autopista Regional del Centro, desde la época de Pérez Jiménez, la cual comunica a Caracas, Maracay y Valencia. Pero hubo algo que era difícil proveerles: la energía Eléctrica. Sin embargo, aún cuando fuera difícil, los gobiernos entregados al capital extranjero emprendieron la búsqueda de fuentes seguras de energía para sus amos. Encontraron en el Caroní una fuente abundante de energía para satisfacer las exigencias coloniales, pero ese río, 8ubicado en el sur del país estaba muy distante. Por cierto que ya a mediado de la década de los años 50’s del siglo pasado se había tenido una experiencia en ese sentido. Las transnacionales norteamericanas de la siderurgia, requerían energía eléctrica para la explotación del mineral de hierro ubicado en le Estado Bolívar y debido a eso, se construyó Macagua I, una Central con una capacidad instalada de 360 MW cuyas únicas tres líneas de transmisión de energía en 1959, eran dos para el incipiente desarrollo siderúrgico de Matanzas y una para el Puerto de Palúa, que era el punto de partida, vía Río Orinoco, de los recursos extraídos con rumbo al más allá (Nada para acá). En esa época, Macagua I no dio energía al pueblo de San Félix, centenario lugar, desde donde se apertrecharon muchos de los combatientes indígenas de Piar para dar la libertad a Guayana en 1817 y dar lugar al nacimiento de Colombia en angostura en 1819. Nada de eso vale, cuando, hay que servir a los amos imperiales. De nada vale la historia patria cuando hay que construir un sistema eléctrico que debe servir por igual a todos los usuarios. Hoy los herederos de ese modelo, no quieren saber nada de historia. Regresemos a los amos del valle. Cuando pidieron energía, el gobierno de Betancourt, diseñó Guri. Esta Central, de un gran tamaño, llegó a ser la más grande del mundo, pero nunca debió ser. Todo buen electricista de potencia sabe que la estabilidad operativa de un sistema eléctrico depende del correcto balance que exista entre el número de fuentes y la cercanía de esta con la carga. Además nuestro sistema depende mucho de la fuente hidroeléctrica (70%) en comparación con la generación térmica (30%) Guri debía ser grande para proporcionar mucha energía para transmitir al Centro del País. Para ello se diseñó el sistema de Transmisión de 765.000 Voltios que solo tenemos nosotros en Suramérica, para servir al modelo. Las grandes redes de Transmisión llegaron a Carabobo, Aragua y Miranda, atravesando los llanos de Anzoátegui y Guárico, pero sin dales ni siquiera las migajas. Una mirada al mapa del Sistema de Transmisión más importante de país, correspondiente a EDELCA, revela como se desplegó la tecnología al servicio de un modelo colonial de explotación, donde la energía se lleva sin menoscabo de inversión a los estados centrales del país, con el fin de servir a los propósitos individuales de las transnacionales allí instaladas. El mapa a continuación mostrado da luces al respecto.

Sistema de Transmisión Eléctrica de EDELCA. Muestra las principales redes.

IV

Hoy tenemos un reto, darle forma a la recién creada CORPOELEC. Esta debe ser una empresa de servicio eléctrico para todos los venezolanos. Debe estar alineada con el plan Nacional Simón Bolívar, el cual justifica plenamente la ruptura con los modelos económicos que nos subyugan y no nos permiten establecer los propios. ¿En qué se debe enfocar CORPOELEC? Se debe enfocar en construir un nuevo sistema con bases fundamentalmente socialistas.

Utilizando las premisas del “Primer Plan Socialista de la Nación”, es posible definir las condiciones actuales del Sistema Eléctrico Nacional con una visión socialista del país y no a través de un criterio meramente capitalista que se traduce en incrementar la generación de energía en función de los requerimientos de la demanda. Este enfoque le da la prioridad a la demanda (concepto mercantilista) y ella es la que marca la pauta. Esto significa que hay una sola alternativa para resolver los problemas. En otras palabras si en estos momentos tuviéramos suficiente capacidad de Generación y Transmisión, entonces no estaríamos pensando en que tenemos un problema energético, sin embargo seguiríamos siendo uno de los países latinoamericanos que más derrocha energía. También pudiéramos añadir, en este enfoque, que la inversión en el sector, seguiría siendo en la compra de tecnología capitalista y no en el desarrollo científico socialista.

La mayoría de las propuestas planteadas para recuperar al Sistema Eléctrico Nacional, están orientadas a desarrollar inversiones cuantiosas que indirectamente promueven el “consumismo de la energía” de modo desenfrenado sin que haya algún mecanismo de reversión de tan pernicioso vicio de derroche. Simplemente se promueve cada vez más el consumo “sin freno” porque como ya se mencioné, es la demanda la que marca la pauta. El hecho de que haya más consumo, no significa necesariamente que estamos en pleno desarrollo. Lo que está en pleno desarrollo es el espíritu de consumo sin límites y el deterioro del ambiente. ¿No va esto en contra de los principios de nuestro socialismo? ¿Habrá forma de inventar una nueva manera de afrontar el problema? ¿Será posible dirigir nuestras inversiones hacia el desarrollo tecnológico propio? ¿Podremos acordar verdaderas transferencias tecnológicas?

Los resultados directos de los grandes proyectos de inversión son:

Empresas Transnacionales haciendo grandes negocios y llenándose de dinero.

En algunos casos endeudamiento internacional.

Dependencia tecnológica de por vida.

Posibilidad de desvío de recursos por malos manejos en los cuantiosos contratos (Por hombres no comprometidos con el proceso revolucionario).

Reforzamiento de las técnicas neoliberales de la administración de contratos propias de la “Gerencia Técnica Global” (Excusa de que lo técnico prevalece sobre todo).

Una visión socialista del sistema eléctrico venezolano pasa por asumir un rol filosófico que lleve la esencia de un sistema nuevo. Es decir, para el Sistema Nuevo debe haber un hombre Nuevo. La CORPOELEC debe encaminarse en ese proceso. En mi parecer hay al menos cuatro premisas que pueden orientar la actuación de CORPOELEC, con un enfoque profundamente socialista, partiendo del hecho, de que tales premisas deben generar direccionamiento a todas las estructuras del Sector Eléctrico, a partir de una declaración firme de asumir, desde los niveles de dirección, un compromiso de revolucionar total y absolutamente las líneas gerenciales de la doctrina capitalista y suplantarla por nuevas líneas de sustancia socialista y de carácter humano-social.

A partir de tal compromiso, se proponen las siguientes premisas de carácter socialista, de las cuales dos apuntan al factor humano y dos apuntan al factor técnico:

1. La Corporación Eléctrica Nacional es un ente formador del carácter socialista de todos sus trabajadores.

Bajo esta premisa, se establece como una condición ineludible, que la Corporación será socialista, si cada uno de sus trabajadores y usuarios inmediatos muestran ser poseedores de un verdadero carácter revolucionario y socialista. Esto apunta a que la CORPOELEC debe contemplar entre sus elementos estructurantes de actuación, la formación integral del trabajador, con los enfoques educativos del árbol de las tres raíces (Simón Bolívar, Simón Rodríguez y Ezequiel Zamora) y no por medio de las ya conocidas técnicas de formación neoliberales, que han sido de amplio uso en todas las instituciones nacionales, incluso las del Estado. Es necesario que una Dirección de Talento Humano, visualice, cree, defina, estructure y despliegue las líneas de formación donde lo político y social del carácter humano sobrepase a lo técnico y llegar así al nuevo hombre y la nueva mujer que impulsen un sector eléctrico más orientado al pueblo y sus necesidades y no solamente a lo industrial.

2. La Corporación Eléctrica Nacional es un ente de participación de todos sus trabajadores en las decisiones fundamentales inherentes al sector eléctrico nacional.

En el Socialismo la participación no es un mecanismo para desarrollar los planes que dicte la Corporación, sino que los planes nacen desde los trabajadores, porque ellos son los que conocen plenamente el sector eléctrico. Para este proceso es preciso desarrollar una formación integral de todo lo humano que hay en la CORPOELEC.

Cada área de trabajo debe disponer de espacios para canalizar las inquietudes del trabajador, las propuestas de mejoras del Sistema Eléctrico generadas desde los mismos trabajadores y establecer mecanismos de decisión para asegurar que el personal, no solo es escuchado, sino que también actúa en la consecución de los fines y objetivos de la CORPOELEC.

3. La Corporación Eléctrica Nacional es responsable de revisar y adecuar el diseño del Sistema Eléctrico Nacional para transformarlo de un enfoque de colonialista a un enfoque de socialista.

El Sistema Eléctrico Nacional está diseñado, fundamentalmente bajo un enfoque colonialista, que le da preponderancia al sector industrial, el cual su vez, es canalizador de materias primas nacionales que se exportan a los países verdaderamente industrializados. Puede afirmarse que, cuando se diseñó el Sistema Eléctrico Nacional, primeramente se pensó en el empresario privado y después en el pueblo. Esto debe ser transformado desde la raíz, revisando los planes de adecuación del Sistema para diversificar los Centros de Generación y optimizar la transmisión y distribución, sin menoscabo de quien sea beneficiario del servicio. En el enfoque socialista todos somos importantes.

4. La Corporación Eléctrica Nacional promoverá el desarrollo integral del sector hacia un uso adecuado de la energía, la generación de nuevas fuentes de la misma y la independencia tecnológica absoluta.

Con esta orientación se definen claramente las líneas permanentes de actuación de la Corporación en cuanto a la operación del Sistema Eléctrico. Debe entenderse, en primer lugar que no solo operan el sistema eléctrico, los entes definidos dentro de la empresa, sino que los usuarios también deben ser considerados como parte importante de la operación, porque del uso que éstos le den a la energía depende el comportamiento de la carga del Sistema. En ese sentido, la campaña de usos eficiente de la energía no solo debe ser de carácter permanente, sino que debe orientarse hacia la disminución del consumo. Una curva socialista de desarrollo eléctrico no es aquella que muestra un incremento interanual del consumo de un 4%, sino que es aquella que se atenúa y se revierte, porque el usuario socialista del servicio eléctrico cada vez consume menos, porque está consciente de los efectos que el consumo excesivo tiene sobre los demás y sobre el ambiente en general.

También es necesario desarrollar tecnologías propias y minimizar la inversión extranjera en el sector, buscar nuevas fuentes de generación de electricidad que nos permitan tener control sobre los factores ambientales y económicos que tienen incidencia en la operatividad del Sistema Eléctrico.

++++++++ FIN DEL ENSAYO ++++++++